FIRMEZA

A partir de los 30 años las fibras de colágeno y elastina ralentizan su actividad y la tersura facial característica de la juventud empieza a dar paso al descolgamiento de la piel del rostro y la pérdida del famoso "óvalo facial". Si conseguimos mantener en perfecto estado de salud las fibras de colágeno y elastina este proceso se ralentizará y nuestro rostro permanecerá joven y jugoso durante más tiempo.
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionada de cookies y la aceptación de nuestra política de cookies